Déjenme ser una hoja de árbol… (de Emma Barrandéguy)

“Déjenme ser una hoja de árbol, acariciada por

la brisa”.

La última hoja amarilla de los fresnos,

del ceibo, de la glicina blanca.

Soy.

Ya culmina el otoño

entre nosotros.

Las hojas esperan en la vereda

el agua que las empape y las ensucie.

El árbol, libre de ellas,

al fin puede conversar con la luna

que asoma brillante y sensual

por el este de la noche

que silba entre las ramas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s