de Luis Martínez Cuitiño

Resecas las palabras

te han cubierto de hojas la memoria.

 

Otoño crudelísimo

tapiando los rescoldos que aún humean.

 

Y el parpadeo intermitente del borde

del precipicio

 

 

es la única señal

en la noche a la deriva

de ti mismo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s