Lejanía, de Miguel Domingo Etchebarne

Lejana está la infancia y detenida

la ilusión en el borde de la espera;

quien malogró su fresca primavera

ya no encuentra destino en esta vida.

Aquí relato con palabra herida

algo de lo que tuve y lo que era:

un destino de verde sementera

que se perdió en la tierra empobrecida.

En el medio del pecho, recatado,

mucho tiempo guardé mi pensamiento

para unir el futuro y el pasado.

Ahora que no lo espero ni lo intento

entrego en el cantar emocionado

lo que quedó de tanto sentimiento.

 

De su libro Lejanía, 1945

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s