“Milonga para Arolas”, de León Benarós

Le dio un fuelle su bautizo.

Era de esa muchachada

que entre taquito y sentada

sacaba viruta al piso.

Del tango hizo lo que quiso;

por él cantaron las violas,

por él lloramos a solas…

Pido atención, compañeros;

a sacarse los sombreros:

¡estoy hablando de Arolas!

Espigado y palidón,

de pantalón orillero,

a lo cantor el sombrero

y el tango en el corazón,

se metió en el bandoneón

del boliche de la esquina

y, a un compás de chamuchina,

sobre pisos encerados

vio brillar los charolados

con caña de gabardina.

Si algún organito añejo

pasa por el arrabal

o alguien silba, bien o mal,

el tango Derecho Viejo,

nos estremece el pellejo

su responso milonguero

y un réquiem arrabalero

tirita en las calles solas:

es que rezan por Arolas

y hay que sacarse el sombrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s