Luis Martínez Cuitiño

Resecas las palabras te han cubierto de hojas la memoria.   Otoño crudelísimo tapiando los rescoldos que aún humean.   Y el parpadeo intermitente del borde del precipicio     es la única señal en la noche a la deriva de ti mismo.